Adiós a las bolsas de plástico

Adiós a las bolsas de plástico, prohibida su distribución a partir del 2015. Despídase de las bolsas de plástico, en poco menos de un año desaparecerán como por arte de magia de las cajas de los supermercados para cumplir con la nueva normativa que pretende reducir su consumo en un 50%. El Plan Nacional Integrado de Residuos ha estipulado la prohibición progresiva de estos envases con el fin de proteger el medio ambiente pues el daño ecológico que produce su fabricación provoca efectos muy contaminantes.En España el consumo medio anual de bolsas de plástico es de 238 bolsas, cada una de ellas emite cuatro gramos de CO2 en su fabricación, lo que constituye el 0,1% de la emisión nacional, convirtiéndose en el tercer consumidor del mundo. Estos datos son preocupantes desde el punto de vista medioambiental, ya que aunque luego las bolsas se reutilizan en la mayoría de los casos para recoger basura, al final terminan en el vertedero o desperdigadas por playas y campos, perjudicando a especies animales como así ha informado Cicloplast, Asociación para el reciclado del plástico. A ello hay que sumar que cada bolsa tarda unos 100 años en descomponerse, convirtiéndose en un producto altamente nocivo para el sistema. La cultura del gratisSu uso extendido y continuado se debe principalmente a que se dispone de ellas de forma totalmente gratuita en los establecimientos por lo que se echa mano sin control, de modo indiscriminado y en ocasiones sin necesidad, ya que el cliente podría arreglarse con una o dos bolsas para llevar sus compras, y en lugar de eso utiliza tres. A pesar de que diferentes supermercados como Día, establecían previo pago la bolsa de plástico, abonar por este servicio no encuentra aceptación debido a la costumbre arraigada de la sociedad a recibirla sin pagar. A pesar de esto, países como Irlanda han puesto en marcha el sistema de desembolso por bolsa, lo que ha supuesto la reducción de su consumo en un 70%. Las empresas han comenzado a desenvolver el plan poniendo como alternativas envases más sostenibles: reutilizables, como bolsas de tela, de rafia o carritos; o biodegradables y reutilizables. Carrefour las eliminará este año, Eroski pone a disposición del usuario bolsas de rafia que aguantan 50 usos, tras los cuales el supermercado se compromete a proporcionar una nueva bolsa gratis, o El Corte Inglés por su parte ha empezado a comercializar bolsas. Opciones aprobadas por el Plan Nacional, pero que no gustan tanto a las 700 empresas del sector que vive de la fabricación de bolsas de plástico de un solo uso, en el que España es el principal país productor. Ante esto la Confederación de Empresarios de Plásticos (Anaip) apuesta por la fabricación de sustitutos verdes como la bolsa de polietileno, que puede ser reutilizada unas 15 veces.