Aumenta la tasa de desempleo para las personas con menos formación

La tasa de desempleo entre las personas con menor formación como la educación primaria es mucho mayor que la de aquellos que tienen una formación universitaria. Así, el paro entre los trabajadores con menor formación aumentó en diez puntos, mientras que la tasa de paro entre los que poseen una carrera universitaria creció solo en 3,7 puntos. Esto es lo que se desprende de un estudio realizado por la empresa temporal Adecco con los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de este año. Según Adecco, la pérdida del puesto de trabajo -durante el mes del junio- entre las personas con mayor nivel formativo fue del 2,6%, frente al 13% de los que cuentan solo con educación primaria. De este modo, siete de cada diez personas que se quedaron sin trabajo este año tienen un nivel de formación que no va más allá de la educación secundaria. Adecco explica que tres de cada veinte personas que no tiene una formación superior se quedaron sin empleo en el último año, sin embargo, solo tres de cada 150 españoles con un nivel formativo mayor perdieron su trabajo en lo que va de año. En el caso de los trabajadores inmigrantes, la situación cambia. El mayor nivel formativo no significa empleo seguro. Uno de cada cinco extranjeros con formación superior se encuentra sin trabajo. Sin embargo, el porcentaje contrataciones de inmigrantes con una educación primaria se ha incrementado, encarnando el 24% de los trabajadores.

Según un informe de La Caixa sobre la crisis y el mercado de trabajo en la Unión Europea, España es el país de la Unión con el mayor porcentaje de trabajos de baja cualificación situándose por encima de Alemania y Francia. Según este estudio, España se sitúa a la cabeza de la lista de abandono escolar – por debajo del país vecino, Portugal- y tampoco queda en muy buen puesto en lo referente a la formación recibida durante la vida laboral. Mientras en España, la media se sitúa en un 14%, en países como Suecia, un 62% de los empleados entre 55 y 64 años tuvieron algún tipo de formación en el año 2007. El estudio deja entrever que en aquellos países donde las economías se basan en trabajos de baja cualificación o elementales, son más susceptibles de padecer un aumento del número de desempleados. También apunta que a España, al igual que Irlanda les será complicado luchar contra el paro debido a la importancia del negocio inmobiliario en ambas economías.