Consejos para tener socios

Tener un negocio es una gran responsabilidad, y una sociedad también. En algunos casos se puede empezar un negocio con uno o varios socios, en otros casos llegamos a asociarnos cuando el proyecto está desarrollado o en desarrollo. El hecho es que hay diferentes versiones de la historia y hoy te quiero dar unos consejos por si acaso decides formar una sociedad.

Para empezar déjame contarte que tener un socio es igual o peor que una relación de matrimonio, por lo que muchas cosas llegan a complicarse y ocurren situaciones similares como la división de bienes en caso de ruptura, por poner un ejemplo típico de los divorcios. Pero que no te desanime, a pesar de que estadísticamente más de las mitad de sociedades no funciona, tu caso puede ser la excepción si eres claro y objetivo con lo que deseas, ambos socios cumplen sus responsabilidades y están de acuerdos desde el principio de todas las normativas impuestas.

Consejos para formar sociedades

  • Las ganancias se comparten, pero no tu capital personal. Evítalo a menos de que sea una reunión entre ambos donde quieres invitar a comer tu o cosas por el estilo. Ambos compartirán ganancias y gastos de la empresa, no estás obligado a dar o prestar más dinero para tonterías, aunque tu porcentaje de la empresa sea mayor.
  • Evita a toda costa montar un negocio junto a otra persona solamente porque no tienes la capital necesaria para contratarla. Podrías arruinar el futuro de tu empresa desde el comienzo, y si arranca muy bien se puede dañar a la mitad del camino por una ridícula pelea.
  • El contrato y muchas otras decisiones deben hacerse por escrito con un abogado elegido entre ambos o varios socios, de manera que quede una constancia escrita y firmada por las partes dueñas del negocio para evitar futuros inconvenientes.
  • Desde el principio se debe establecer una estrategia de salida en caso de que uno de los dos necesite vender su parte del negocio, para que la otra persona tenga la opción de comprar con una cuota o período especial, en el que ambos puedan salir beneficiados si se quiere, pero que la salida no sea un problema mayor en cuanto a la repartición de ingresos.